Caravaggio Wikipedia Essay

John the Baptist (sometimes called John in the Wilderness) was the subject of at least eight paintings by the Italian Baroque artist Michelangelo Merisi da Caravaggio (1571–1610).

The story of John the Baptist is told in the Gospels. John was the cousin of Jesus, and his calling was to prepare the way for the coming of the Messiah. He lived in the wilderness of Judea between Jerusalem and the Dead Sea, "his raiment of camel's hair, and a leather girdle about his loins; and his meat was locusts and wild honey." He baptised Jesus in the Jordan, and was eventually killed by Herod Antipas when he called upon the king to reform his evil ways. John was frequently shown in Christian art, identifiable by his bowl, reed cross, camel's skin and lamb. The most popular scene prior to the Counter-Reformation was of John's baptism of Jesus, or else the infant Baptist together with the infant Jesus and Mary his mother, frequently supplemented by the Baptist's own mother St Elizabeth. John alone in the desert was less popular, but not unknown. For the young Caravaggio, John was invariably a boy or youth alone in the wilderness. This image was based on the statement in the Gospel of Luke that "the child grew and was strengthened in spirit, and was in the deserts until the day of his manifestation to Israel." These works allowed a religious treatment of the partly clothed youths he liked to paint at this period.

Apart from these works showing John alone, mostly dated to his early years, Caravaggio painted three great narrative scenes of John's death: the great Execution in Malta, and two sombre Salomes with his head, one in Madrid, and one in London.

Contents

  • 1John the Baptist, Toledo
  • 2John the Baptist (Youth with a Ram), Musei Capitolini, Rome, and Doria Pamphilj Gallery, Rome
  • 3John the Baptist, Kansas City, Missouri
  • 4John the Baptist, Galleria Nazionale d'Arte Antica, Rome
  • 5John the Baptist (St John the Baptist at the Fountain), Collezione Bonelli, Valletta
  • 6John the Baptist, Galleria Borghese, Rome
  • 7John the Baptist (St John the Baptist Reclining), Munich
  • 8John the Baptist feeding the Lamb (Private collection, Rome)
  • 9References
  • 10See also

John the Baptist, Toledo[edit]

John the Baptist (John in the Wilderness)
Italian: San Giovanni Battista
ArtistCaravaggio (disputed)
Yearc. 1598
MediumOil on canvas
Dimensions169 cm × 112 cm (67 in × 44 in)
LocationMuseo Tesoro Catedralicio, Toledo

The ascription of this painting to Caravaggio is disputed - the alternative candidate is Bartolomeo Cavarozzi, an early follower. It is in the collection of the Museo Tesoro Catedralicio, Toledo (Spain), and John Gash (see references below) speculates that it may have been one of the paintings done by Caravaggio for the prior of the Hospital of the Consolation, as Caravaggio's early biographer Mancini tells us. According to Mancini the prior "afterwards took them with him to his homeland"; unfortunately, one version of Mancini's manuscript says the prior's homeland was Seville, while another says Sicily. There was a Spanish prior of the hospital in 1593, and he may not have left until June 1595. Gash cites scholar A.E. Perez Sanchez's view that while the figure of the saint has certain affinities with Cavarozzi's style, the rest of the picture does not, "and the extremely high quality of certain passages, especially the beautifully depicted vine leaves...is much more characteristic of Caravaggio." Gash also points to the gentle chiaroscuro and the delicate treatment of contours and features, and similar stylistic features in early works by Caravaggio such as The Musicians and Saint Francis of Assisi in Ecstasy. If this and other paintings by Caravaggio were indeed in Seville at an early date they may have influenced Velázquez in his early works. However, the arguments in favour of Cavarozzi are strong, and he is known to have travelled to Spain about 1617-1619.[1]

Peter Robb, taking the painting to be by Caravaggio, dates it to about 1598, when the artist was a member of the household of his first patron, Cardinal Francesco Maria Del Monte. Robb points out that the Baptist is evidently the same boy who modelled for Isaac in the Sacrifice of Isaac, which would date both paintings to around the same period. Unfortunately this Sacrifice of Isaac is also disputed, and so the problem of authorship is not solved. John is shown against a background of green grape vines and thorny vine stems, seated on a red cloak, holding a thin reed cross and looking down at a sheep lying at his feet. The red cloak would become a staple of Caravaggio's works, one with many precedents in previous art.[2]

John the Baptist carries over many of the concerns which animated Caravaggio's other work from this period. The leaves behind the figure, and the plants and soil around his feet, are depicted with that careful, almost photographic sense of detail which is seen in the contemporary still life Basket of Fruit, while the melancholy self-absorption of the Baptist creates an atmosphere of introspection. The grape leaves stand for the grapes from which the wine of the Last Supper was pressed, while the thorns call to mind the Crown of Thorns, and the sheep is a reminder of the Sacrifice of Christ.

Caravaggio's decision to paint John the Baptist as a youth was somewhat unusual for the age: the saint was traditionally shown as either an infant, together with the infant Jesus and possibly his own and Jesus's mother, or as an adult, frequently in the act of baptising Jesus. Nevertheless, it was not totally without precedent. Leonardo had painted a youthful and enigmatically smiling Baptist with one finger pointing upwards and the other hand seeming to indicate his own breast, while Andrea del Sarto left a Baptist which almost totally prefigures Caravaggio. Both Leonardo and del Sarto had created from the figure of John something which seems to hint at an entirely personal meaning, one not accessible to the viewer, and Caravaggio was to turn this into something like a personal icon in the course of his many variations on the theme.

John the Baptist (Youth with a Ram), Musei Capitolini, Rome, and Doria Pamphilj Gallery, Rome[edit]

John the Baptist (Youth with a Ram)
ArtistCaravaggio
Year1602
MediumOil on canvas
Dimensions129 cm × 94 cm (51 in × 37 in)
LocationMusei Capitolini, Rome

The model for Amor Vincit was a boy named Cecco, Caravaggio's servant and possibly his pupil as well. He has been tentatively identified with an artist active in Rome about 1610-1625, otherwise known only as Cecco del Caravaggio – Caravaggio's Cecco – who painted very much in Caravaggio's style. The most striking feature of Amor was the young model's evident glee in posing for the painting, so that it became rather more a portrait of Cecco than a depiction of a Roman demi-god. The same sense of the real-life model overwhelming the supposed subject was transferred to Mattei's John the Baptist. The youthful John is shown half-reclining, one arm around a ram's neck, his turned to the viewer with an impish grin. There's almost nothing to signify that this indeed the prophet sent to make straight the road in the wilderness – no cross, no leather belt, just a scrap of camel's skin lost in the voluminous folds of the red cloak, and the ram. The ram itself is highly un-canonical – John the Baptist's animal is supposed to be a lamb, marking his greeting of Christ as the 'Lamb of God' come to take away the sins of mankind. The ram is as often a symbol of lust as of sacrifice, and this naked smirking boy conveys no sense of sin whatsoever. Some biographers have tried to depict Caravaggio as an essentially orthodox Catholic of the Counter-Reformation, but Cecco the Baptist seems as irredeemably pagan as his previous incarnation as Cupid.

The Mattei Baptist proved immensely popular - eleven known copies were made, including one recognised by scholars as being from Caravaggio's own hand. It is today held in the Doria Pamphilj Gallery[3] on the Roman Corso. (The gallery also houses his Penitent Magdalene and Rest on the Flight into Egypt). The collectors ordering the copies would have been aware of a further level of irony: the pose adopted by the model is a clear imitation of that adopted by one of Michelangelo's famous ignudi on the ceiling of the Sistine Chapel (painted 1508-1512). The role of these gigantic male nudes in Michelango's depiction of the world before the Laws of Moses has always been unclear - some have supposed them to be angels, others that they represent the Neo-Platonic ideal of human beauty - but for Caravaggio to pose his adolescent assistant as one of the Master's dignified witnesses to the Creation was clearly a kind of in-joke for the cognoscenti.

In 1601/02 Caravaggio was apparently living and painting in the palazzo of the Mattei family, inundated with commissions from wealthy private clients following the success of the Contarelli chapel where in 1600 he had displayed The Martyrdom of Saint Matthew and The Inspiration of Saint Matthew. It was one of the most productive periods in a productive career. Ciriaco Mattei's notebook records two payments to Caravaggio in July and December of that year, marking the beginning and completion of the original John the Baptist. The payment was a relatively modest 85 scudi, because John was a single figure. The copy may have been made at the same time or very soon after. In January of that year Caravaggio received a hundred and fifty scudi for Supper at Emmaus. For Vincenzo Giustiniani there was The Incredulity of Saint Thomas, and in January 1603 Ciriaco paid a hundred and twenty-five scudi for The Taking of Christ. Each of these increased the immense popularity of Caravaggio among collectors - twenty copies survive of the Supper at Emmaus, more of the Taking of Christ.

But for all this success, neither the Church itself, nor any of the religious Orders, had yet commissioned anything. The paintings in the Contarelli Chapel had been commissioned and paid for by private patrons, although the priests of San Luigi dei Francesi (which contains the chapel) had had to approve the result. Caravaggio's problem was that the Counter-Reformation Church was extremely conservative - there had been a move to introduce an Index of Prohibited Images, and high-ranking cardinals had published handbooks guiding artists, and more especially the priests who might commission artists or approve art, on what was and was not acceptable. And the playful crypto-paganism of this private John the Baptist with its cross-references to the out of favour Classicising humanism of Michelangelo and the High Renaissance, most certainly was not acceptable. (See Peter Robb, M, below).

John the Baptist, Kansas City, Missouri[edit]

Bellini's Baptist is depicted within a conventional framework that his audience would know and share; Caravaggio's is almost impenetrably private. In 1604 Caravaggio was commissioned to paint a John the Baptist for the papal banker and art patron Ottavio Costa, who already owned the artist's Judith Beheading Holofernes and Martha and Mary Magdalene. Costa intended it for an altarpiece for a small oratory in the Costa fiefdom of Conscente (a village near Albenga, on the Italian Riviera), but liked it so much that he sent a copy to the oratory and kept the original in his own collection. It is now in the Nelson-Atkins Museum in Kansas City.

Stark contrasts of light and dark accentuate the perception that the figure leans forward, out of the deep shadows of the background and into the lighter realm of the viewer's own space...The brooding melancholy of the Nelson-Atkins Baptist has attracted the attention of almost every commentator. It seems, indeed, as if Caravaggio instilled in this image an element of the essential pessimism of the Baptist's preaching, of the senseless tragedy of his early martyrdom, and perhaps even some measure of the artist's own troubled psyche. The saint's gravity is at least partly explained, too, by the painting's function as the focal point of the meeting place of a confraternity whose mission was to care for the sick and dying and to bury the corpses of plague victims.[4]

Caravaggio biographer Peter Robb has pointed out that the fourth Baptist seems like a psychic mirror-image of the first, with all the signs reversed: the brilliant morning light which bathed the earlier painting has become harsh and almost lunar in its contrasts, and the vivid green foliage has turned to dry dead brown. There is almost nothing in the way of symbols to identify that this is indeed a religious image, no halo, no sheep, no leather girdle, nothing but the thin reed cross (a reference to Christ's description of John as "a reed shaken by the wind"). The painting demonstrates what Robb calls Caravaggio's "feeling for the drama of the human presence." This adolescent, almost adult, John seems locked in some private world known only to his creator. Caravaggio's conception of the saint as a seated, solitary figure, lacking almost any narrative identity (how do we know this is the Baptist? What is happening here?) was truly revolutionary. Artists from Giotto to Bellini and beyond had shown the Baptist as an approachable story, a symbol understandable to all; the very idea that a work should express a private world, rather than a common religious and social experience, was radically new.

John the Baptist, Galleria Nazionale d'Arte Antica, Rome[edit]

John the Baptist (John in the Wilderness)
ArtistCaravaggio
Yearc. 1604
MediumOil on canvas
Dimensions94 cm × 131 cm (37 in × 52 in)
LocationGalleria Nazionale d'Arte Antica, Rome

This is one of two John the Baptists painted by Caravaggio in or around 1604 (possibly 1605). It is held in the Palazzo Corsini collection of the Galleria Nazionale d'Arte Antica.[5] Like the John done for Ottavio Costa, the figure has been stripped of identifying symbols - no belt, not even the "raiment of camel's hair", and the reed cross is only suggested. The background and surrounds have darkened even further, and again there is the sense of a story from which the viewer is excluded.

Caravaggio was not the first artist to have treated the Baptist as a cryptic male nude - there were prior examples from Leonardo, Raphael, Andrea del Sarto and others - but he introduced a new note of realism and drama. His John has the roughened, sunburnt hands and neck of a labourer, his pale torso emerging with a contrast that reminds the viewer that this is a real boy who has gotten undressed for his modelling session - unlike Raphael's Baptist, who is as idealised and un-individualised as one of his winged cherubs.

Ask who this model actually is, (or was), and the realism of the individual spills over as a record of Rome itself in the age of Caravaggio. Biographer Peter Robb cites Montaigne on Rome as a city of universal idleness, "...the envied idleness of the higher clerics, and the frightening idleness of the destitute...a city almost without trades or professions, in which the churchmen were playboys or bureaucrats, the laymen were condemned to be courtiers, all the pretty girls and boys seemed to be prostitutes, and all wealth was inherited old money or extorted new." It was not an age which welcomed an art that emphasised the real.

John the Baptist (St John the Baptist at the Fountain), Collezione Bonelli, Valletta[edit]

John the Baptist
(John the Baptist at the Fountain)
ArtistCaravaggio (disputed)
Yearc. 1608
MediumOil on canvas
Dimensions100 cm × 73 cm (39 in × 29 in)
Locationprivate collection

St John the Baptist at the Fountain, in a private collection in Malta, is difficult to gain access to and consequently few scholars have been able to study it. John Gash (see references, below) treats it as by Caravaggio, pointing out the similarity in the treatment of the flesh to the Sleeping Cupid, recognised as by the artist and dating from his Malta period. The painting has been badly damaged, especially in the landscape. The work is known in two other variants, each slightly different.

The theme of the young John drinking from a spring reflects the Gospel tradition that the Baptist drank only water during his period in the wilderness. The painting displays typically Caravaggist extreme chiaroscuro (use of light and shadow), and is also typical in taking a young John the Baptist as its subject, this time set in a dark landscape against an ominous patch of lighter sky. "The mechanics of drinking and the psychology of thirst are beautifully conveyed through the artful manipulation of limbs and the carefully constructed head." (John Gash).

If it is in fact by the artist, it would have been painted during his approximately 15 months in Malta in 1607-1608. His recognised works from this period include such masterpieces as the Portrait of Alof de Wignacourt and his Page and The Beheading of Saint John the Baptist. The latter, in the oratory of the Co-Cathedral of Saint John, is the only work that the artist signed.

In Malta Caravaggio was accepted into the Order of Saint John (the Knights of Malta) and became in effect their official artist, but his stay ended with a mysterious offense and his expulsion from the Order "as a foul and rotten limb". The crime on Malta has been the subject of much speculation, but seems to have extremely serious, possibly even involving the death penalty. Most modern writers believe that it was a crime of violence. His earliest biographer, Giovanni Baglione, said that there had been a "disagreement" with a knight of justice (i.e., a knight drawn from the European nobility); Giovan Pietro Bellori, who visited Malta to see the Beheading of John the Baptist some fifty years after the event, wrote that Caravaggio "had come into conflict with a very noble knight", as a result of which he had incurred the displeasure of the Grand Master and had to flee. It is possible that the offence involved a duel, which was regarded very seriously – but the penalty for duelling was imprisonment, not death. The death penalty was imposed for murder – and a death in a duel or brawl equated to murder – but the wording used by both Baglione and Bellori implied that the knight Caravaggio offended had survived. Peter Robb, in his popular biography M, (1998), makes the case for a sexual misdemeanour, but his argument is speculative.

John the Baptist, Galleria Borghese, Rome[edit]

John the Baptist (John in the Wilderness)
ArtistCaravaggio
Yearc. 1610
MediumOil on canvas
Dimensions159 cm × 124 cm (63 in × 49 in)
LocationGalleria Borghese, Rome

The date of the John the Baptist in the Galleria Borghese is disputed: it was long thought to have been acquired by Cardinal Scipione Borghese some time between his own arrival in Rome in 1605 and Caravaggio's flight from the city in 1606, but Roberto Longhi dated it to the artist's Sicilian period (a date post-1608) on the basis of similarities in handling and colour. Lonhi's view has gained increasing acceptance, with a consensus in favour of 1610 emerging in recent years.

The painting shows a boy slumped against a dark background, where a sheep nibbles at a dull brown vine. The boy is immersed in a reverie: perhaps as Saint John he is lost in private melancholy, contemplating the coming sacrifice of Christ; or perhaps as a real-life street-kid called on to model for hours he is merely bored. As so often with Caravaggio, the sense is of both at once. But the overwhelming feeling is of sorrow. The red cloak envelopes his puny childish body like a flame in the dark, the sole touch of colour apart from the pale flesh of the juvenile saint. "Compared with the earlier Capitolina and Kansas City versions...the Borghese picture is more richly colouristic - an expressive essay in reds, whites, and golden browns. It also represents a less idealised and more sensuous approach to the male nude, as prefigured in the stout-limbed figures of certain of Caravaggio's post-Roman works, such as the Naples Flagellation and the Valletta Beheading of John the Baptist." (John Gash, see references below).

Borghese was a discriminating collector but notorious for extorting and even stealing pieces that caught his eye - he, or rather his uncle Pope Paul V, had recently imprisoned Giuseppe Cesari, one of the best-known and most successful painters in Rome, on trumped-up charges in order to confiscate his collection of a hundred and six paintings, which included three of the Caravaggios today displayed in the Galleria Borghese (Boy Peeling Fruit, Young Sick Bacchus, and Boy with a basket of Fruit). They joined the Caravaggios that the Cardinal already possessed, including a Saint Jerome and the Madonna and Child with St. Anne (the Grooms' Madonna).

By 1610 Caravaggio's life was unravelling. It's always dangerous to interpret an artist's works in terms of his life, but in this case the temptation is overwhelming, and every writer on Caravaggio seems to surrender to it. In 1606 he had fled Rome as an outlaw after killing a man in a street fight; in 1608 he had been thrown into prison in Malta and again escaped; through 1609 he had been pursued across Sicily by his enemies until taking refuge in Naples, where he had been attacked in the street by unknown assailants within days of his arrival. Now he was under the protection of the Colonna family in the city, seeking a pardon that would allow him to return to Rome. The power to grant the pardon lay in the hands of the art-loving Cardinal Borghese, who would expect to be paid in paintings. News that the pardon was imminent arrived in mid-year, and the artist set out by boat with three canvasses. The next news was that he had died "of a fever" in Porto Ercole, a coastal town north of Rome held by Spain.[6]

John the Baptist (St John the Baptist Reclining), Munich[edit]

John the Baptist (Reclining Baptist)
ArtistCaravaggio
Year1610
MediumOil on canvas
Dimensions106 cm × 179.5 cm (42 in × 70.7 in)
LocationPrivate collection

This Reclining John the Baptist, is an oil painting by Michelangelo Merisi da Caravaggio, built in 1610 and is now kept in a private collection in Monaco of Bavaria . This painting is one of the seven versions of the Lombard painter has dedicated to the theme of "Saint John", that John the Baptist as a child or as a teenager portrait.

The canvas is identifiable with the painting that was at Palazzo Cellammare in Naples, at Costanza Colonna, Marchioness of Caravaggio, along with a work of the same subject (the San Giovanni Battista of the Borghese collection) and a Magdalene, as evidenced by the letter the Apostolic Nuncio in the Kingdom of Naples Deodato Gentile to Cardinal Scipione Caffarelli-Borghese in Rome, on July 29, 1610 (Pacelli 1994, pp. 141–155). The three paintings were commissioned by its Borghese and were on the felucca that was supposed to bring their author from Naples to Rome, just before he died. Also from the letter of 29 July that, when Caravaggio was imprisoned in Palo, the paintings were shown to Naples from Costanza Colonna. Scipione Borghese was able to regain possession of one of the two St. John (the one currently on display at the Galleria Borghese ), while St. John's lying seized almost certainly Pedro Fernandez de Castro, VII Count of Lemos and viceroy of Naples from 1610 to 1616.Il painting He arrived in Spain in 1616, when the Count of Lemos, finished the vice-regal office, left for Madrid . Through the steps hereditary within the family went to Don Pedro Antonio, tenth Earl of Lemos, who was appointed viceroy of Peru in 1667 and was certainly responsible for the transfer of St. John lying in Latin America. After being in a private collection of El Salvador and then to Buenos Aires, the painting was brought in Bavaria following a lady of Argentina, just before the Second World War (Marini 2001, p. 574). The canvas was announced by Marini as autograph after the restoration carried out in Rome by Pico Cellini in 1977-78 and dated 1610 (Marini 1978, pp. 23–25, 41-42 illus. 3-5, figs. 15-25 ; Marini 1981, pp. 82 note 117, 45 fig. 10). The chronological position in the very last phase of life of the painter was confirmed not only by zeros (1998, pp. 28–45), in written communications from Stroughton (1987), Pico Cellini (1987), Pepper (1987), Spike ( 1988), Slatkes (1992) and Claudio Strinati (1997), but it should be noted also that Bologna (1992, p. 342) considered the work a copy of a lost original by the Neapolitan church of Sant'Anna dei Lombardi . The hypothesis of the scholar (later ricredutosi Caroli in 1992 where he explicitly identified the painting of Monaco in San Giovanni that the Merisi was carrying on the felucca) is still unfounded, not knowing the original prototype of the Chapel Fenaroli, destroyed in ' old fire of the church, which were destroyed in the other two paintings by Caravaggio: The resurrection of Christ and St. Francis in the act of receiving the stigmata. This painting can not be confused with any other of St. John of Merisi, who have an origin and a commission documented; therefore its connection with the mentioned in the letters of Deodato Gentile to Scipione Borghese is certainly to be welcomed. In the languid pose of St. John are discernible Venetian memories: the reference is specifically to the Venuses and Danae of Giorgione and Titian, but also to the ancient representations of river gods and paintings of the same subject in the Neapolitan area. Writer (Pacelli 1994, pp. 150–151) has pointed out the similarities with the San Giovanni Borghese, the Adoration of Messina, the Martyrdom of Saint Ursula of Intesa Sanpaolo collection in Naples. I have also indicated a significant branch in a relaxed David (now preserved in a private collection in Naples) of unidentified artist, but certainly active in Naples in the first half of the seventeenth century, and in a St. John's Paul Finoglio private collection. At San Giovanni Battista lying was devoted to the recent exhibition at the Museum Het Rembranthuis of Amsterdam between 2010 and 2011: to report in this regard, the publication on exposure, interventions Strinati (2010-2011), Treffers (2010–2011), Pacelli (2010-2011), which traces back the historical and critical of the painting on the basis of the findings in 1994 (pp. 45–51), Marine (2010–11), and Giantomassi Zari (2010–11), which highlight, aspects of painting technique and to restoration.

John the Baptist feeding the Lamb (Private collection, Rome)[edit]

End of the first decade of the 17th Century, oil on canvas, 78x122 cm.[7][8]

References[edit]

See also[edit]

Sacrifice of Isaac, Caravaggio, c. 1598 (detail showing the head of Isaac). Private collection, Princeton, New Jersey - the resemblance between the two heads suggests that the disputed John the Baptist in Toledo is by the same artist.
Saint John the Baptist, c. 1518, by Raphael - a precedent for Caravaggio's treatment of the Baptist
  1. ^Gash, Caravaggio, p.44.
  2. ^Robb, M.
  3. ^http://www.roma2000.it/zgadopam.html
  4. ^"Archived copy". Archived from the original on 2016-04-14. Retrieved 2016-03-30. 
  5. ^[1]
  6. ^Green, Otis; Denis Mahon (June 1951). "Caravaggio's Death: A New Document". The Burlington Magazine. 93 (579): 202–204. JSTOR 870609. 
  7. ^Italian genius and followersBuenos Aires Herald, December 9, 2012 "a work that is shown for the first time after its authenticity was proved"
  8. ^Stock Photo - A visitor observes "St. John the Baptist Feeding the Lamb", a painting by artist Michelangelo Merisi da Caravaggio, at Sao Paulo Art Museum (MASP) August 2, 2012.Alamy stock photo, August 2, 2012

Michelangelo Merisi da Caravaggio (Milán, 29 de septiembre de 1571-Porto Ércole, 18 de julio de 1610) fue un pintoritaliano activo en Roma, Nápoles, Malta y Sicilia entre los años de 1593 y 1610. Es considerado como el primer gran exponente de la pintura del Barroco.

Introducción[editar]

Después de varios años de trabajo, Caravaggio pasó de una ciudad a otra sirviendo a varios señores importantes. Es una persona trabajadora, pero a la vez orgullosa, terca y siempre dispuesta a participar en una discusión o a enfrascarse en una pelea, por lo que es difícil llevarse bien con él.

Floris Claes van Dijk.[3]

Salvo en sus principios, Caravaggio produjo mayoritariamente pinturas religiosas. Sin embargo, a menudo escandalizaba y sus lienzos eran rechazados por sus clientes. Dos de los reproches habituales eran el realismo de sus figuras religiosas rozando el naturalismo temprano, así como la elección de sus modelos entre la gente de más baja condición.[4]​En lugar de buscar bellas figuras etéreas para representar los actos y personajes de la Biblia, Caravaggio prefería escoger a sus modelos de entre el pueblo: prostitutas, chicos de la calle o mendigos posaron a menudo para los personajes de sus cuadros. Para La Flagelación, compuso una coreografía de cuerpos en claroscuro con un Cristo en movimiento de total abandono y de una belleza carismática. Para el San Juan Bautista con el carnero, muestra a un jovenzuelo de mirada provocativa y en posición lasciva —se decía que el modelo era uno de sus amantes—.[5]​La posición de la Iglesia al respecto da testimonio de cierta esquizofrenia:[cita requerida] por una parte, este tipo de vulgarización de la religión le interesa mucho en una época en la que la Contrarreforma se extiende por la Italia católica, con el fin de mostrarse bajo una apariencia humana en contraste con la austeridad pregonada por el protestantismo; por otra parte, la representación de los santos bajo rasgos vulgares de golfos salidos de los bajos fondos fue juzgado incompatible con los valores de pureza y de santidad quasiaristocráticos que transmitía la Iglesia de aquella época.[4]​Este sentimiento se reforzó por la elección de Caravaggio de preocuparse enormemente por el realismo en la ejecución de sus figuras: rechazaba corregir las imperfecciones de sus modelos para representarlos más «bellos» o de un modo más acorde a las visiones que la Iglesia tiene de sus santos. Por ejemplo, la primera versión de su San Mateo y el ángel fue rechazada no sólo por la sensualidad del ángel, que fue juzgada como trivial, sino también por la suciedad de los pies del santo, minuciosamente reproducida del modelo.[4]​La pintura de Caravaggio que causaría el mayor escándalo a los ojos de la Iglesia fue La muerte de la Virgen, por la representación tan realista del cuerpo de la Virgen María con el vientre hinchado —acompañado de sulfurosos rumores según los cuales el modelo habría sido el cadáver de una prostituta encinta ahogada en el Tíber—. Así, la consideración de la Iglesia católica hacia Caravaggio y sus cuadros oscilará de un extremo a otro de su carrera entre el acogimiento entusiasta y el rechazo absoluto. El pintor encontrará en ella sus mayores protectores —como el cardenal Del Monte— así como a sus más grandes enemigos.[6]

En 1606 asesinó a un hombre durante una reyerta, por lo que huyó de Roma pues las autoridades habían puesto precio a su cabeza. En 1608 se vio nuevamente envuelto en otra riña, lo que se repitió más tarde en Nápoles hacia 1609, ocasionado posiblemente por un atentado en su contra, realizado por sus enemigos. Tras estos incidentes, su carrera fue decayendo, lo que le ocasionó una depresión que degeneró en su muerte dos años más tarde.[7]​ La Contrarreforma motivó la necesidad de crear más iglesias para difundir la doctrina, por lo que las pinturas fueron imprescindibles para su decoración. La Contrarreforma necesitaba buscar un nuevo arte que expresase de mejor forma la doctrina católica en contraposición al protestantismo. Tomando como base las reglas del manierismo, Caravaggio creó una nueva forma de naturalismo, en la que combinó figuras cerradas con la observación física, dramática y teatral de los objetos, a lo que sumó el aprovechamiento del claroscuro, es decir, el uso de luces y sombras.[8]

En su tiempo Caravaggio fue famoso, apreciado, reconocido y además ejerció gran influencia sobre sus contemporáneos. Sin embargo, en siglos posteriores su fama fue eclipsada por otros pintores de su época como Poussin, Rubens o Rembrandt, si bien todos ellos acusaron su influencia en mayor o menor medida. Sin embargo, no sería hasta el siglo XX cuando su figura recobrara importancia al estudiarse nuevamente el arte barroco italiano. Desde el estudio del barroco, se pudo apreciar nuevamente al manierismo, y con él a Caravaggio. Andre Berne-Joffroy, secretario de Paul Valéry, dijo acerca del artista italiano: «Caravaggio comenzó con su arte algo simple, la pintura moderna».[9]

Biografía[editar]

Primeros años (1571-1594)[editar]

Caravaggio nació en Milán,[10]​ donde su padre, Fermo Merisi, trabajaba como administrador y arquitecto decorador del Marqués de Caravaggio, ciudad de la que más tarde tomaría el nombre. Su madre Lucía Aratori provenía de una familia adinerada del mismo lugar. En 1576 la familia se mudó a Caravaggio debido a la peste que azotó Milán. El padre de Caravaggio falleció en 1577. La cercanía con las familias Colonna y Sforza ayudó más tarde a Caravaggio en su carrera.[11]

En 1584 entró a trabajar como aprendiz del pintor lombardoSimone Peterzano, quien fue descrito en el contrato como pupilo de Tiziano. Tras concluir su aprendizaje comenzó a moverse en el circuito Milán-Caravaggio, y probablemente visitó Venecia, donde debió conocer las obras de Giorgione (las que Caravaggio fue acusado de copiar) y de Tiziano. Su familia le mostró el patrimonio artístico y cultural de Milán, su ciudad natal, donde tuvo la oportunidad de conocer la obra La última cena de Leonardo da Vinci. El arte milanés era, en sus propias palabras, «un estilo en el que valoraba "la simplicidad y la atención al detalle naturalista", y que estaba más próximo al naturalismo de Alemania que a la formalidad y la grandeza del manierismo romano».[12]

Roma (1592-1600)[editar]

Hacia mediados de 1592 Caravaggio llegó a Roma, «desnudo y extremadamente necesitado, sin una dirección fija y sin provisiones... además corto de dinero».[13]​ Pocos meses después comenzó el trabajo exitoso que no concluiría hasta dejar Roma. Contactó con Giuseppe Cesari, pintor de cámara de Clemente VIII, «pintor de flores y frutos»,[14]​ quien le ofreció trabajo en su taller de pintura. Caravaggio pintó varios cuadros durante esa época, entre los que se incluyen Muchacho pelando fruta (su primera pintura conocida), Cesto con frutas y Baco, supuestamente un autorretrato realizado tras una convalecencia posterior a su salida del taller de Cesari.

Estas tres obras demuestran una particularidad física —un aspecto de su realismo—, por el cual Caravaggio adquirió renombre: las frutas de la canasta en Cesto de frutas fueron analizadas por un profesor de horticultura, quien logró descubrir cultivos particulares en el cuadro: «una gran hoja de higuera, con una mancha causada por un hongo, que parece ser antracnosis».[15]

Caravaggio abandonó el taller de Cesari en enero de 1594, decidido a abrirse paso por su propia mano. Su fortuna económica estaba en su punto más bajo pero fue entonces cuando comenzó a forjar importantes amistades, como el pintor Próspero Orsi, el arquitecto Onorio Longhi y el joven sicilianoMario Minniti. Orsi, establecido en las altas esferas de la ciudad, le introdujo con los grandes coleccionistas; Longhi, más hostil, le llevó al mundo de las peleas callejeras romanas, mientras que Minniti le sirvió de modelo y años más tarde fue su ayudante en Sicilia.[16]

La buenaventura es su primera composición con más de una figura, en la que muestra a Mario engañado por una niña gitana. Este tema fue un poco nuevo para la sociedad romana y además demostró una increíble influencia sobre el arte italiano, pero eso ocurrió en el futuro pues en su época Caravaggio lo vendió por una pequeña suma de liras. Los jugadores de cartas —que muestra otra poco sofisticada forma en que un chico cae en la trampa de los jugadores de cartas— es psicológicamente más compleja que sus anteriores obras y por ello fue considerada como su primera obra maestra. Al igual que La buenaventura, fue inmensamente popular, y de ella sobreviven alrededor de cincuenta copias. Más importante aún, fue atraída por el patronato del cardenalFrancesco María Del Monte, en Roma. Para el cardenal y su círculo amante del arte, Caravaggio ejecutó un gran número de obras de cámara, como Los músicos, Apolo tocando el laúd, una copia de su Baco y una alegoría realista, Chico mordido por una lagartija, en la que Mario destaca como modelo.[17]​ La posibilidad de un ambiente homoerótico de esas pinturas ha sido centro de disputas entre los estudiosos de su figura, desde que esta teoría fue planteada a mitad del siglo XX.[18]

Caravaggio adquiere una nueva forma de realismo, pues por primera vez le son encargados trabajos religiosos. La Contrarreforma necesitaba adornar sus vistosos templos, y Caravaggio fue uno de los comisionados para ilustrar sus nuevos templos. La primera de estas pinturas fue Magdalena Penitente, en la que muestra a la pecadora bíblica abandonando su vida de cortesana y sentándose a llorar en el piso, mientras sus joyas se encuentran tiradas a su alrededor. «No parece una pintura religiosa del todo, ¿una chica sentándose a llorar en el piso mientras seca su cabello? ¿Dónde queda el sufrimiento, la redención, la promesa de salvación?».[19]​ Esto es entendido a la manera lombarda, no tan histriónicamente como los romanos. Este estilo de pinturas fue repetido en sus siguientes trabajos, también eclesiásticos: San Francisco de Asís en meditación, San Francisco de Asís en éxtasis, Los músicos, Descanso en la huida a Egipto, Marta y María Magdalena y David con la cabeza de Goliat. Al ser presentados públicamente, estos cuadros catapultaron la fama de Caravaggio en el pueblo y en el gremio artístico. Pero esta reputación dependía totalmente de los encargos públicos, que eran necesarios para mantener satisfecha a la Iglesia.

El más famoso pintor de Roma (1600-1606)[editar]

En 1599, presumiblemente bajo la influencia del cardenal Del Monte, Caravaggio fue contratado para decorar la Capilla Contarelli, en la iglesia romana de San Luis de los Franceses. Los dos trabajos hechos para este encargo fueron: El martirio de San Mateo, y La vocación de San Mateo, entregados en 1600. El tenebrismo se mostró una vez más en estos trabajos, aumentando el claroscuro y un realismo barroco muy emocional. Este claroscuro se realizaba mediante el contraste de luces proyectadas sobre los elementos de la obra, otorgándole mayor importancia a unos sobre otros. De ahí que mediante esta técnica le aplicase cierta esencia tenebrosa a la obra. Fue criticado por su excesivo realismo y por no usar dibujos preparatorios. Mientras que algunos de los pintores italianos aclamaron a Caravaggio por estas obras, que lo encumbraban, siempre desde su punto de vista, como maestro del arte religioso italiano: «Los pintores romanos de la época fueron sorprendidos grandemente por estas pinturas, principalmente los jóvenes. Estos se reunieron en un círculo en torno al pintor, aclamándole como el mejor artista de la naturaleza y considerando su obra como un milagro».[20]​En La vocación de San Mateo, Caravaggio muestra un haz de luz entrando por una ventana, que expresa simbólicamente la conversión de Leví en Mateo. Otras alegorías a la redención del cobrador de impuestos son la bisagra de la puerta sostenida por los ángeles, a partir de nubes u otros artefactos.

Caravaggio siguió haciendo durante algún tiempo encargos religiosos, en los que destacaba la muerte en figuras grotescas de martirios, decapitaciones y asesinatos. Para la mayoría de la gente romana, estas obras aumentaron la popularidad del pintor, mientras que para algunas personas les parecía violento y sin el verdadero sentido de la doctrina católica, por lo que Caravaggio debió rehacer algunas pinturas sin el sentido violento característico de su obra. La esencia del problema consistía en que Caravaggio tenía una forma bastante explícita de representar el dramatismo, visto muchas veces como vulgar.[21]​ Justo en ese año surgió el primer gran escándalo de su carrera: Caravaggio debía pintar a San Mateo inspirado para escribir su evangelio, junto a un ángel que supuestamente le dictaría las divinas enseñanzas. Pero Caravaggio, joven y sin experiencia en trabajos religiosos, representó al santo como un hombre viejo, parecido a un jornalero, con la frente arrugada y sosteniendo torpemente el libro, como si estuviese cansado. El ángel fue pintado como un adolescente, casi niño, que llevaba la mano de Mateo cual maestro que enseña a escribir al alumno. Como era de esperarse, la obra fue rechazada por el clero y el pueblo, por considerarla una falta de respeto hacia el santo. Caravaggio debió pintarla de nuevo, ateniéndose a los cánones más ortodoxos de la pintura sacra. El primer cuadro se conservó, hasta que fue destruido en el siglo XX.[22]​De forma similar, La conversión de San Pablo tampoco fue aceptada, pero otra versión pictórica del mismo tema bíblico, (La conversión de San Pablo en el camino a Damasco), sí lo fue. La primera mostraba al santo empequeñecido ante el caballo, lo que no gustó al pueblo de Roma. Un soldado y Caravaggio discutieron bruscamente por este tema: «¿Por qué has puesto al caballo en medio y a San Pablo en el suelo. ¿Es acaso el caballo Dios? ¿Por qué?», a lo que Caravaggio respondió: «No, pero el animal está en el centro de la luz de Dios».[23]

Otros trabajos incluyen El entierro de Cristo, la Madonna de Loreto (también conocida como Madonna de los peregrinos), Madonna con el niño y Santa Ana y la Muerte de la Virgen. Las últimas dos pinturas atestiguaron, de forma especial, un recibimiento poco cálido entre el pueblo de Roma. La Madonna con el niño y Santa Ana, conocida como Madonna dei palafrenieri fue pintada para un pequeño altar de la Basílica de San Pedro, sólo permaneció en su lugar dos días, y fue retirada. El secretario de un cardenal escribió al respecto: «En esta pintura todo es vulgaridad, sacrilegio y disgusto. Una cosa puedo decir, es un trabajo hecho por un pintor que no pinta bien, con un espíritu oscuro y que ha estado alejado de Dios durante mucho tiempo, y también de cualquier otra cosa buena». La muerte de la virgen, le fue encargada a Caravaggio por un acaudalado jurista, quien pensaba ubicar el cuadro en su capilla personal, mantenida por carmelitas. Estos rechazaron terminantemente el cuadro en 1606, y el contemporáneo de Caravaggio, Giulio Mancini recuerda que el hecho que motivó tal rechazo fue que el pintor usó a una reconocida prostituta como modelo para la Virgen;[24]​ Giovanni Baglione, otro contemporáneo, relata que otro punto por el que la obra no obtuvo aceptación fue que la virgen tenía las piernas desnudas[25]​ —un problema de decoro en cualquier caso—. John Gash, estudioso de Caravaggio, sugiere que el problema para los carmelitas era que tenían una visión más teológica que estética, y que por ello Caravaggio falló al plasmar de manera errónea la doctrina de la Asunción de María, en específico la idea de que la Madre de Dios no murió en forma ordinaria sino que fue llevada al cielo. El reemplazo para el altar fue hecho por uno de los más conspicuos discípulos de Caravaggio, Carlo Saraceni, en la que mostraba a la Virgen viva y sentada, al igual que Caravaggio, pero en actitud casi moribunda. Nuevamente rechazada, en el trabajo que la sustituyó la Virgen ya se veía siendo llevada al cielo por ángeles. La muerte de la Virgen, fue comprada por el Duque de Mantua por consejo de Rubens, como un obsequio para el monarca Carlos I de Inglaterra. Finalmente entró en la corte francesa en 1671.

Una de las pocas pinturas de carácter secular y no religioso de aquella época fue El triunfo del amor, pintada en 1602 para Vincenzo Giustiniani, miembro del círculo social del cardenal Del Monte. En un diario que data del siglo XVII, el modelo es llamado «Cecco», en italiano, diminutivo de Francesco. Posiblemente se trató de Francesco Boneri, artista italiano activo entre 1610 y 1625, y conocido popularmente como Cecco del Caravaggio.[26]​ La obra muestra a un Cupido desnudo, cargando un arco y unas flechas, mientras pisotea los símbolos de las artes, las ciencias y el gobierno. El modelo está desvestido, y es difícil aceptar que se trate de uno de sus siervos. El punto culminante que relaciona esta pintura con las religiosas es la intensa ambigüedad con la que el pintor maneja los modelos de diferentes posturas, ya sea sacra o profana.

Exilio y muerte (1606-1610)[editar]

Caravaggio tuvo una vida tumultuosa. Con una gran capacidad de enfrascarse en riñas, muchas de ellas fueron en los mismos lugares e incluso se le llegó a procesar por esto. La noche del 29 de mayo de 1606 mató, probablemente por accidente, a un hombre llamado Ranuccio Tomassoni.[27]​ Anteriormente, sus mecenas le protegieron de posibles acciones judiciales en su contra motivadas por riñas, pero esta vez fue diferente.

Con una orden de aprehensión a sus espaldas y fuera de la ley, Caravaggio huyó a Nápoles. Allí, bajo la protección de los Colonna, la autoridad romana veía mermado su poder. Pronto se convirtió en la estrella de la pintura napolitana. En esta etapa realizó Siete obras de misericordia y la Madonna del Rosario, entre otros.

El cuadro de la “misericordia“ es el retablo del altar mayor de la iglesia que se encuentra en la "Pio Monte della Misericordia" en Nápoles. Los "siete obras de misericordia corporales" se juntan en una única composición . En la parte superior de la pintura, contemplando toda la escena que tiene lugar en la parte inferior, está la Virgen con el Niño acompañado por dos ángeles. En cuanto a los agudos contrastes del claroscuro, se puede interpretar la luz brillante de Caravaggio como una metáfora de la misericordia, que “ayuda al público a buscarla en sus propias vidas”.[28]

Luego de este suceso, Caravaggio permaneció unos meses más en Nápoles y finalmente marchó a Malta, sede de los Caballeros de Malta. Se piensa que su viaje fue patrocinado por Alof de Wignacourt, Gran Maestre de la Orden, quien colaboró al indulto del pintor en el caso Tomassoni. De Wignacourt estaba tan satisfecho con el trabajo del pintor que le propuso como caballero de la Orden. Uno de sus biógrafos, Bellori, señala que Caravaggio estaba contento con su nueva distinción. Además, se le nombró pintor general de la misma.

Los principales trabajos de esta época fueron La decapitación de San Juan Bautista (la única pintura de Caravaggio con su firma) y Retrato del gran maestre de la Orden de Malta Alof de Wignacourt, así como retratos de otros caballeros de la Orden. Las circunstancias que rodean un nuevo y brusco cambio de fortuna del pintor no han sido reveladas del todo, pero se señala que se debió a una riña callejera en la que una casa resultó con serios daños y un caballero fue herido de gravedad.[29]​ El 1 de diciembre de 1608 fue expulsado de la Orden por «faltas a la moral y ser un miembro non grato».[30]

Luego de su huida de Malta, Caravaggio se asentó en Sicilia, con el apoyo de su viejo amigo y discípulo Mario Minniti, quien ahora estaba casado y vivía en Siracusa. Juntos realizaron una gira de trabajo por Siracusa, Mesina y la ciudad capital, Palermo. En esos años Caravaggio continuó realizando trabajos bien pagados, como La sepultura de Santa Lucía, La resurrección de Lázaro y La adoración de los pastores. Su estilo siguió evolucionando, con la particularidad de que ahora se mostraban en sus cuadros figuras aisladas ante un enorme vacío. «Sus grandes obras sicilianas demuestran sombras aisladas. Al contrario de opacar pobremente a los personajes, la obra sugiere temores y fragilidades del hombre, a la vez que transmite la belleza y sencillez de los humildes, mansos y sencillos, que recibirán por herencia la tierra».[31]​ Las críticas contemporáneas han definido al Caravaggio de esa época como hosco e insociable, que dormía armado y estaba inseguro de su suerte. Su vida se vio muchas veces reflejada en su obra, la de ese tiempo es burlona y satírica, especialmente con los pintores locales.[32]

Después de nueve meses en Sicilia, Caravaggio regresó a Nápoles. De acuerdo a una de sus más recientes biografías, en Nápoles estaba a salvo del acecho de sus enemigos, bajo la protección de los Colonna. Además, ya había obtenido perdón, gracias al nuevo papa, el cardenal Camilo Borghese (posteriormente Paulo V) y pudo regresar a Roma.[33]​ En Nápoles realizó La negación de San Pedro y El martirio de Santa Úrsula, su última pintura. Nuevamente, el estilo de Caravaggio evolucionaba. En El martirio de Santa Úrsula la santa atraviesa uno de los momentos de mayor intensidad, acción y drama en su martirio, cuando la flecha disparada por el rey de los hunos, la hiere en sus senos. Todo esto diferencia especialmente el cuadro de otros, caracterizados por la inmovilidad de sus modelos. La vivacidad del cuadro abrió una nueva etapa en la carrera del pintor.

En Nápoles fue víctima de un intento de asesinato, por personas desconocidas. Primeramente hubo rumores en Roma acerca de «la muerte del famoso artista Caravaggio» y más tarde se supo que había salvado la vida, pero tuvo serias heridas que le desfiguraron el rostro. Al recuperarse pintó Salomé sostiene la cabeza de Juan el Bautista, mostrando su propia cabeza en el plato, obra enviada a Wignacourt para conseguir el perdón.

En ese mismo tiempo pintó David con la cabeza de Goliat, mostrando al joven David con un aura de tristeza al mirar la cabeza del vencido gigante Goliat, algo repetitivo en la obra caravaggista. Este cuadro le fue enviado al cardenal Scipione Borghese, sobrino del Papa, conocido por su falta de escrúpulos y por sus mecenazgos. Algunos críticos consideran a David con la cabeza de Goliat, como un pago de Caravaggio por la ayuda prestada por Borghese para obtener el perdón papal.[34]​Una de sus obras más conocidas de la época es La negación de San Pedro. En el claroscuro de esta pintura, una mujer señala con sus dedos a Pedro, mientras que un soldado completa el trío. De esta manera, Caravaggio representó simbólicamente las tres negaciones de Pedro hacia Cristo. En el verano de 1610 tomó un barco rumbo a Roma para poder ser indultado, lo que consiguió gracias a sus influyentes amistades romanas.[35]​ Los extraños sucesos acontecidos en Roma fueron objeto de muchas suspicacias populares. El 28 de julio un «avviso» (periódico privado de Roma para la corte de Urbino) anunció que Caravaggio había muerto. Algunos días más tarde otro «avviso» afirmó que el pintor había muerto de fiebre en Porto Ércole. Las confusiones generadas por el segundo aviso fueron tan grandes que nunca se supo a ciencia cierta la verdad, pero el cuerpo no se encontró.[36]​ Un poeta, amigo íntimo del pintor, dio como fecha de su muerte el 18 de julio, víctima de fiebre en Porto Ércole,[37]​ cerca de Grosseto, en Toscana.

Caravaggio como artista[editar]

El nacimiento del Barroco[editar]

Caravaggio «colocó la oscuridad (sombras) en el claroscuro».[38]​ El claroscuro llegó a escena mucho antes del arribo de Caravaggio a la pintura, pero fue éste quien le dio la técnica definitiva, oscureciendo las sombras y transformando el objeto en un eje de la luz, cada vez más penetrante. Con este tipo de pintura, los artistas comenzaron a plasmar el físico y la psicología de los personajes de una forma cada vez más real y aguda. Esto le ocasionó varios problemas por su forma de interpretar algunos trabajos religiosos que eran requeridos en encargos. Caracterizado por su rapidez para ejecutar obras marcando las líneas básicas directamente sobre el lienzo con el extremo del mango del pincel, Caravaggio pronto se convirtió en un anatema para los ortodoxos, pues se negaba a idealizar las figuras y tampoco hacía bocetos ni dibujos preparatorios. Pero los modelos son parte esencial de su trabajo, Caravaggio emplea a dos que a la postre serán pintores, pero siempre a la sombra de su maestro. Ellos fueron Mario Minniti y Francesco Boneri. Al primero le usó para sus figuras de carácter secular, el segundo fue su inspiración para realizar obras religiosas, como David con la cabeza de Goliat y varias representaciones de ángeles. Las figuras femeninas aparecen en menor medida, pero con una presencia sorprendente. Ejemplos son Fillide Melandron, Anna Bianchini y Maddalena Antognetti («Lena» y testigo en el famoso «caso alcachofa»),[39]​ quien muchas veces es nombrada como concubina del pintor. Otras modelos son algunas prostitutas, quienes posaban para figuras de vírgenes o santas, algo muy criticado en Caravaggio.[40]​ Caravaggio se autorretrató de una manera sutil y poco perceptible en varias de sus obras. Uno de los más evidentes casos es El entierro de Santa Lucía, donde aparece en el extremo derecho.[41]​ Destaca en este período El prendimiento de Cristo, donde la aplicación del claroscuro va más allá de las caras y las armaduras, a pesar de la evidente falta de luz. El personaje de la extrema derecha es, evidentemente, un autorretrato.

Caravaggio tuvo una notable habilidad para expresar en determinadas escenas de insuperable viveza la llegada de un momento crucial. En Los discípulos de Emaús, expresa el momento en que Cristo, haciéndose pasar por un viajero, se reúne con sus discípulos para compartir su alegría. El cuadro se centra en los ojos de Jesús, puesto que no perciben sus seguidores la verdad. Al final, se descubre que Él es el Salvador resucitado, con lo que Caravaggio logró su más grande acierto en materia de pintura sacra. La vocación de San Mateo, plasma el momento en que Cristo llama a Leví, cobrador de impuestos, quien hace un gesto similar a «¿quién, yo?». Pero a la vez, sus ojos señalan a Jesús diciendo: «Sí, te seguiré». Con La resurrección de Lázaro, el cuerpo del muerto está aún putrefacto, pero al sentir la mano del Mesías, la vida vuelve a su ser.

Los «Caravaggistas»[editar]

Artículo principal:Caravaggismo

La instalación del conjunto de pinturas referidas a San Mateo en la Capilla Contarelli tuvo un inmediato impacto entre los jóvenes artistas romanos, y el caravaggismo se convirtió en la moda para los incipientes artistas. Entre los primeros «caravaggistas» se encontraban Giovanni Baglione (aunque su etapa «caravaggista» duró poco) y Orazio Gentileschi. A pesar de la barrera generacional, Gentileschi fue quien mejor se adaptó al estilo de su maestro y logró hacer una carrera artística propia, que le llevó a la corte de Carlos I de Inglaterra. Su hija Artemisia Gentileschi estuvo cerca de Caravaggio y logró crear su propio estilo, con mucha influencia de éste. Otros pintores como Annibale Carracci, adaptaron el caravaggismo, que mezclaba elementos del Alto Renacimiento y del realismo lombardo. Este estilo terminó triunfando.La estancia de Caravaggio en Nápoles produjo una escuela notable para el caravaggismo napolitano, que incluyó a Battistello Caracciolo y Carlo Sellitto. El caravaggismo tuvo su final durante la terrible plaga de 1656, pero las conexiones con España —al ser Nápoles posesiones española, durante Felipe IV— fue básica para el nacimiento del caravaggismo español. Un grupo de artistas católicos de Utrecht, conocido como «Los caravaggistas de Utrecht», viajaron a Roma a principios del siglo XVII, y fueron profundamente influenciados por la obra de Caravaggio, como describe Bellori. Al regreso a su ciudad, esta tendencia no duró mucho, pero durante la década de los 20 renació en la persona de pintores como Hendrick ter Brugghen, Gerrit van Honthorst, Andries Both y Dirck van Baburen. En la siguiente generación, el caravaggismo influyó en varios pintores, como Peter Paul Rubens (quien realizó una copia de El entierro de Cristo), Rembrandt Harmenszoon van Rijn y Diego Velázquez, quien durante su estancia en Italia tuvo la oportunidad de conocer y estudiar sobre el arte de Caravaggio.

Muerte y renacimiento de su reputación[editar]

La fama de Caravaggio apenas sobrevivió a su muerte. Pero su influencia en el claroscuro y en la interpretación del realismo psicológico perduró a través de los tiempos. Ejerció una influencia muy directa sobre su compañero Orazio Gentileschi, y la hija de éste, Artemisia Gentileschi. Décadas más tarde, su obra inspiró a los franceses Georges de La Tour y Simon Vouet, y al español José de Ribera. Sus obras, con el tiempo, fueron atribuidas a otros pintores más conocidos o simplemente se pasaron por alto. El Barroco, a cuyo desarrollo tanto había contribuido Caravaggio, le fue dejando en el olvido poco a poco. Otra de las razones de este olvido fue el hecho de que Caravaggio no crease su propio taller (como sí hizo su rival, Carracci) para difundir su estilo. Tampoco escribió nunca sobre su particular visión del arte, el realismo psicológico, que solo puede conocerse de las pinturas suyas que se han conservado. Todo esto le hizo proclive a ser denostado por sus primeros biógrafos, como Giovanni Baglione, un pintor rival que albergaba resentimiento hacia él, y el influyente crítico del siglo XVII Giovanni Bellori, que nunca conoció a Caravaggio, pero que escribía bajo la influencia del francés Nicolas Poussin, quien detestaba su obra, aunque tampoco llegó a conocer a Caravaggio.[42]​ Es también representativa la crítica del italiano instalado en España Vincenzo Carducci (Vicente Carducho), quien consideraba a Caravaggio el «anticristo» de la pintura, con "monstruosas" aptitudes para el engaño. En la década de 1920 el crítico de arte Roberto Longhi llevó el nombre de Caravaggio a las altas esferas del arte europeo y le colocó en el centro de la atención pública con esta frase: «Ribera, Vermeer, La Tour y Rembrandt nunca podrían haber existido sin él. Y el arte de Delacroix, Courbet y Manet habría sido totalmente diferente».[43]​ El crítico de arte Bernard Berenson afirmó que sólo Miguel Ángel había ejercido tanta influencia en el arte italiano como Caravaggio.[44]

Influencia en la pintura moderna[editar]

Muchos importantes museos albergan salas en las que pueden verse numerosos cuadros, obra de otros tantos artistas, en los que se puede apreciar el estilo característico de Caravaggio: ambientación nocturna, iluminación dramática, personas corrientes utilizadas como modelos, descripción honesta de la naturaleza. Además, en tiempos modernos, pintores como el noruegoOdd Nerdrum y el húngaroTibor Csernus emularon a Caravaggio en su afán de ver la naturaleza de otra manera. El artista estadounidense Doug Ohlson ha rendido homenaje a la influencia de Caravaggio en el arte con su propia obra. El director de cineDerek Jarman llevó la leyenda del artista al séptimo arte en la película Caravaggio, y el falsificador de arte holandés Han van Meegeren utilizó modelos caravaggistas para sus obras falsas.

Obras existentes y perdidas[editar]

Sólo alrededor de 50 pinturas de Caravaggio sobreviven. Una de ellas, La vocación de los santos Andrés y Pedro ha sido identificada y restaurada en 2004. Se encontraba almacenada en Hampton Court (Royal Collection), considerada por error una copia. En el siglo XIX Richard Francis Burton afirmó que existía una pintura de Caravaggio en la Galería del duque de Florencia que representaba el Santo Rosario en la que estaban pintados en un círculo treinta hombres desnudos «turpiter ligati» ("indecorosamente enlazados").[45]​ La primera y rechazada versión de San Mateo y el ángel, es otra de las obras perdidas de Caravaggio. Fue destruida durante el bombardeo de Dresde —ciudad a la que el cuadro había sido llevado en 1811 por Jerónimo Bonaparte. De este cuadro existen, únicamente, varias fotografías en blanco y negro.

Obras de Caravaggio en España[editar]

Actualmente existen cinco pinturas de Caravaggio en España, catalogadas como autógrafas del artista: David vencedor de Goliat (Museo del Prado), Santa Catalina de Alejandría (Museo Thyssen-Bornemisza), Salomé con la cabeza de Juan el Bautista (Palacio Real de Madrid), San Jerónimo (Museo de Montserrat) y San Juan Bautista con el cordero (Catedral de Toledo), si bien esta última suscita dudas y algunos expertos la asignan a Bartolomeo Cavarozzi. Antiguamente existieron en colecciones españolas al menos dos obras más, ahora en el extranjero: Martirio de san Andrés (Museo de Arte de Cleveland) y El sacrificio de Isaac (hasta hace pocos años, en la Colección Barbara Piasecka Johnson).

Caravaggio en el cine[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. ↑O'Neill, John P., ed. (1985). «Michelangelo Merisi da Caravaggio. A Documentary Survey of His Life». The Age of Caravaggio(en inglés). Nueva York, N.Y.: The Metropolitan Museum of Art. p. 198. ISBN 0-87099-380-1. «Michelangelo Merisi da Caravaggio [...] born —probably in Milan—[...]». 
  2. ↑Zirpolo, Lilian H. (2010). Historical Dictionary of Baroque Art and Architecture(en inglés). Lanham, Maryland: The Scarecrow Press. p. 114. ISBN 978-0-8108-6155-8. «[...] Caravaggio was born in 1571, probably in Milan [...]». 
  3. ↑Contemporáneo de Caravaggio en Roma, hacia 1601. citado en GASK, John: Caravaggio, p. 13. La cita original aparece en VAN MANDER'S, Carl (o Karel): Het Schilder-Boek de 1604
Categories: 1

0 Replies to “Caravaggio Wikipedia Essay”

Leave a comment

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *